El Blue Hole (Belice)

20 Mar 2019

BUCEAR EN BELICE.- 

 

Fotografía de Portada: TIBURÓN DE ARRECIFE

 

 

Lo primero que hice después de ir a inmigración, aduanas y capitanía del puerto, al llegar a San Pedro fue entre otras cosas informarme de las excursiones de buceo así como de sus precios en las oficinas de Amigos del Mar, pues sabía que en esta pequeña isla de Belice están muy especializados en esta actividad deportiva, aunque me sorprendió ver que  casi el noventa por ciento de la población vive de ello.

 

Después de varios días de ir visitando la isla, puedo deciros que hay que ir con cuidado, donde vais a comprar vuestras inmersiones, pues no en todas partes son legales y te pueden vender cualquier porquería por un alto precio, sobra decir que en todas partes hay oportunistas que lo único que hacen es fastidiar el negocio en general, sobre todo a los que están luchando por crear una imagen reconocida mundialmente, con un proyecto en favor de la naturaleza que aquí defienden y apoyan muchas empresas serias y responsables como la que he citado anteriormente, por lo que antes de comprar ninguna inmersión os recomiendo que os deis una vuelta para poder tener varias ofertas y sacar la mejor conclusión.

 

Hay que decir que en esta zona de mundo se encuentran los fondos del mar caribe más espectaculares que os podáis imaginar, son de los más bonitos, ya os comente en el anterior escrito de San Pedro que Belice tiene la segunda barrera de coral más grande del mundo, la primera está en Australia, y la tercera está en el archipiélago de San Andrés (Colombia) por lo que cuenta con una espectacular cantidad de peces, rayas, tortugas  y tiburones, que no te cansas de observar, sus aguas tienen una nitidez del 75% y una temperatura muy cálida, prácticamente todo el año podrás disfrutar de este espectáculo submarino. En la misma marina puedes ver con mucha frecuencia rayas o peces de considerable dimensión que se acercan y se dan un paseo por allí.

Otra cosa importante si no la que más, es  hacer una inmersión en el Gran Agujero Azul (para los ingleses el Blue Hole) que así es como es más conocido en todas partes, quizás no sea la inmersión más espectacular pero si es la más conocida a nivel mundial por los buceadores y aficionados a este deporte, aunque la consecuencia como todas las cosas que adquieren tanta popularidad, es que su coste es algo elevado. El Blue Hole se encuentra a 50 millas de la costa de Belice y es una excursión de todo el día donde te venden un paquete de tres inmersiones una en el agujero azul y dos en los arrecifes próximos, con bufete libre incluido y bebidas, cuesta $340 U.S. por persona, de los que $40 U.S., van destinados a la organización y conservación del parque o lo que ellos llaman el monumento natural, te van a dar un recibo del parque por ello, si decides hacer esta fabulosa inmersión tendrás que estar a las 5 de la mañana en el centro de buceo, llevaos una toalla, ropa para cambiaros, crema solar, y una máquina de fotos porque vais a ver en medio del océano  un aro de piedra de 305 mts, perfectamente redondo como si lo hubiesen hecho con un compás, es como un lago y sus aguas en el centro son azul oscuro por la profundidad, sus paredes descienden  sobre 120 mts hacia abajo como si de un pozo se tratase, aquí en centro américa les llaman cenotes y a pesar de que se acumula una gran cantidad de sedimentos sus aguas siguen siendo muy claras, aunque llega un momento que a medida que vas bajando se oscurecen, lo máximo que te autorizan a bajar es 30 metros pero antes vas a disfrutar de ver que abundan las estalactitas y estalagmitas porque en su día esto eran unas cuevas que según cuentan en la última edad de hielo, hace unos 12.000 años más o menos, cuando el nivel del mar empezó a subir en esta zona de mundo, se inundaron y el techo de las mismas se derrumbó formando este fenómeno en medio del océano, ahí encontraras tiburones gato o el  de punta negra con un innumerable cantidad de esponjas e invertebrados.

 

Pero dejadme que os cuente, un poco por encima el programa de la excursión, una vez tienen los clientes embarcados, les ofrecen un pequeño desayuno a base de frutas, plátano, piña, sandia, etc., y durante dos horas y media aproximadamente el barco va dirección al Blue Hole a 20 nudos, a medida que vas llegando te encuentras con unos islotes o cayos llenos de palmeras que crees haber llegado al paraíso, con  unas aguas tranquilas de lo más limpias y trasparentes que te puedas imaginar y como no, con la arena prácticamente blanca, por un momento crees de nuevo estar en otro planeta, o muy cerca de él, los delfines vienen a recibir los barcos y a juguetear delante de su proa, dando unos saltos espectaculares que hacen la delicia de todos los espectadores, cuando el barco va llegando a su destino, te dan toda la información sobre lo que puedes y debes hacer, primero bajan a una zona que le llaman el arenal pues es una pequeña plataforma de arena y se encuentra a 11 metros de profundidad, luego cambia el color del agua y cuando esta todo el grupo preparado el guía da la orden y empieza el descenso por la pared, que antes te han pedido en la explicación que te dan que te apartes unos metros de ella para no tocar con las aletas y por lo tanto arrastrar sedimentos, hay gente que se asusta un poco en este momento, pues es como tirarse al vacío en  un pozo, pero pronto se les pasa, a medida que vas descendiendo empiezas a ver las maravillas que esta inmersión ofrece, aunque a medida que vas bajando la luz también se va perdiendo, por lo que el agua se oscurece  convirtiéndose en un color azul intenso, entonces empiezas a ver frente a ti, las estalactitas y estalagmitas, las entradas de las cuevas, es todo un mundo debajo del agua, y pensar que un día estuvo habitado por personas, si no fuese porque llevas el regulador en la boca, esta se te quedaría abierta. Poco a poco de nuevo empieza la ascensión, y después de 45 minutos que se te pasan en un instante, disfrutando de todas estas maravillas, llega la parada de seguridad de 5 minutos a los 6 metros, superada esta, ya de nuevo estas en  la superficie, ahora hay que esperar una hora para la segunda inmersión, por lo que te llevan con el barco a otro punto al otro lado del arrecife donde en esta inmersión vas a ver caracolas y rayas, pero entretanto te ofrecen un bufete libre a base de comida ligera. Esta segunda inmersión de entrada, no es tan espectacular pues a pocos metros de profundidad hay otro arenal donde ves las caracolas, como ya he dicho, que allí habitan y las rayas que se pasean, pero ya no hay la sensación de un precipicio como en la anterior inmersión y en esta ocasión solo vas a bajar 18 metros de profundidad, pero a medida que vas avanzando poco a poco, vas llegando al arrecife y te encuentras con las enormes esponjas que te ofrecen otro espectáculo con sus formas y tamaños, los guías de Amigos del Mar, colaboran constantemente haciéndote ver los peces que van apareciendo en escena como es el caso de una morena que no le gustaba que la fotografiásemos  y se puso muy amenazante, por lo que me di la vuelta y la deje en lo suyo. La tercera inmersión es parecida a la segunda pero no por ello menos bonita, los guías te conducen por medio de agujeros, pequeñas cuevas y pasadizos entre las rocas pasando de un lado al otro del arrecife, ahí esperas ver tiburones pero en esta ocasión no hubo suerte y no aparecieron, cuando  te meten por en medio de algún pasadizo de rocas  hay que ir despacio y con tiento para no tocar sus paredes, pues son pasos estrechos, aunque de una belleza espectacular, la verdad que solo puedo decir que ha sido un día de los más fantásticos que he vivido desde que buceo,  solo me ha faltado  ver algún  tiburón de punta negra o gato, pero esto solo está en manos de la suerte y en esta ocasión no nos ha acompañado, al final de la inmersión y como despedida el guía suelta una bolsa de migas de pan por lo que se forma a tu alrededor un brutal enjambre de peces buscando su trozo. Una vez de nuevo todos embarcados y duchados ponen el barco en marcha para regresar de nuevo a puerto y durante el trayecto, te ofrecen piña con ron entre otras cosas, poco a poco  empieza a aparecer el cansancio y he preferido solo tomar un refresco para no dormirme, pero los recuerdos de lo que durante este día, has vivido te hacen sentir muy afortunado.

 

No he querido extenderme mucho más en este escrito ni en la información fotográfica porque me parece mucho más interesante que veáis el video de esta experiencia, quizás por aquello de que una imagen en movimiento, vale más que mil palabras.

 

Twitter
Me gusta
Please reload

Singladura desde Rio Dulce (Guatemala) a Isla Providencia (Colombia)

May 2, 2019

Rio Dulce (Guatemala)

April 19, 2019

1/14
Please reload

Otras Publicaciones:

Si estás interesado en seguirnos, accede al Blog y tendrás el derecho de recibir la información via e-mail de primera mano a la vez que podrás darnos tus opiniones.

 

© 2025 by Fernando Guarch  

Todos los Derechos Reservados.  (All rights reserved).

Contact: info@avelaporelazul.com