JAMAICA

30 Nov 2018

UNA ISLA QUE NO TE DEJA INDIFERENTE

 

Fotografía de Portada: MARINA DE ERROL FLYNN

 

He Llegado a Jamaica, concretamente en Port Antonio  18º11´23´´N – 076º 27´19´´W,  una pequeña marina de un solo pantalán y capacidad para unos doce barcos, se llama Errol Flynn porque el actor era donde tenía su barco y casa aquí en la isla, francamente es una marina muy bonita y con buenos servicios de lavabos y lavandería, a pesar de que la llegada ha sido en un día muy lluvioso y con una humedad del 97 % que siempre desmerece.

 

El proceso de papeleo es parecido al de Rep. Dominicana pero más lento o sea que hay que armarse de paciencia, cuando llegas a la marina lo primero que te advierten es que pongas la bandera amarilla o sea la “Q", y cuando te den entrada ya podrás cambiarla por la bandera de Jamaica. Tienes que quedarte en tú barco hasta que vengan de la oficina a traerte los papeles; me he quedado sorprendido porque  te dan un montón de hojas a rellenar  y muchas son repetidos y como es lógico los tienes que rellenar todos y de nuevo esperar sin moverte de tu barco hasta que van pasando todos los departamentos de aduanas, policía, drogas, medio ambiente etc... y no sé si me he dejado alguno, por lo que el proceso va a ser de varias horas,  te miran el barco de arriba abajo incluso la comida de la nevera te preguntan dónde la has comprado, a veces me pregunto si saben cuál es su trabajo, o es pura "chafardería", otra cosa que te controlan son los tanques de aguas sucias, cosa que veo muy bien, te preguntan si llevas, como están conectados, etc.

 

Una de las personas que ha pasado me ha pedido 30 euros por ponerme un sello en uno de los papeles, no he querido discutir pero le he dicho que era mucho y me lo ha rebajado a 20, vamos me ha quedado claro que eran para él, porque ni recibo ni las gracias, a veces es mejor no decir nada y pagar siempre que sean cifras pequeñas como esta, ya que a la salida hay que volver a tramitar papeles y no sabes lo que se te puede complicar. Una vez he terminado con el papeleo que por cierto todo el proceso ha durado desde las 12.30h que he llegado hasta las 19h o sea 7,30h haciendo papeles y  esperando que pasen los diferentes departamentos, como ya os he contado, es una isla que como vive del turismo y es muy permisiva en todo mientras pagues. La espera se ha hecho llevadera pues entretanto venían unos o los otros los marineros que andaban por el pantalán te ofrecen servicios para lavarte el barco, pulirlo, buscarte un taxi, acompañarte a cualquier parte y un largo etc... 

 

He hablado con uno de ellos  y me ha puesto en contacto con un taxista cuando se ha terminado el papeleo y he podido bajar del barco. He ido a dar una vuelta por la isla como ya tengo costumbre siempre que paro. Después de negociar los puntos a visitar y el dinero que me iba a cobrar, que por cierto no es barato, hemos acordado la hora de recogida, que cuidado! aquí es una hora menos que en Santo Domingo, o sea que atentos al reloj, le he pedido ir desde aquí a la capital Kingston y de allí a Ocho Ríos una zona muy turística pero que parece por la información que tengo que es muy bonita, la verdad es que la distancia desde aquí Port Antonio hasta Kingston es de 2h y eso que las carreteras son por lo general buenas y digo por lo general porque hay algún tramo que lo están arreglando pues aún son de pista forestal. Desde Kingston a Ocho Ríos hay hora y media.

 

En Kingston te encuentras con una ciudad de grandes avenidas y un tráfico brutal acompañado de los bocinazos de los coches que son constantes y por lo tanto el canto de la ciudad, es muy molesto, la verdad no me ha parecido una ciudad ni bonita ni interesante porque lo tienen todo bastante sucio y abandonado o sea que después de ver su plaza principal el mercado pegado al puerto y su teatro, le he pedido al taxista que me llevase a un restaurante y me ha llevado en el puerto que hay uno con bonitas vistas y no es caro, el menú es pescado del día de excelente calidad, como podéis apreciar en la foto que hay en la sección de fotografías.

Una vez hemos terminado de comer nos dirigimos hacia Ocho Ríos como habíamos acordado, es una ciudad muy turística llena de hoteles, restaurantes y tiendas  pero lo más bonito de esta pequeña ciudad son los mercadillos de recuerdos que te encuentras. Durante el viaje he podido observar la carretera y la verdad  la selva la invade continuamente, también me ha llamado la atención ya que no paras de encontrar pequeñas barracas fabricadas de cualquier material aunque el preferido es la chapa ondulada que luego la pintan con colores muy llamativos y el resultado es el que os muestro en las fotografías, en estas barracas venden cualquier cosa fruta, verdura, tallas de madera hechas por ellos, todo es un poco caótico pero les funciona y les da un sello diferente entre lo exótico y lo desordenado, como aquí está permitida la marihuana hay momentos que vas por la calle y el olor a hierba es un poco molesto. Lo mejor es apartarte rápido del tipo que se la esta fumando para no terminar viendo elefantes volando, por  lo demás sin problemas.

 

La gente es agradable pero hay zonas sobre todo en Kingston que es mejor no ir o no visitar, porque pueden ser peligrosas para el turista, en todos los casos en ningún momento me he sentido amenazado. Si algo tienes que visitar en Kingston (la capital), es el museo de Bob Marley. Está en una avenida ancha, es una casa muy grande  vallada con muros altos y el patio interior que rodea la casa lleno de fotografías tamaño póster. Colgadas de sus muros hay una figura suya pintada en color plateado frente a la puerta principal, en las salas interiores  sus guitarras, chaquetas de conciertos, discos de oro o utensilios personales, esta propiedad fue su estudio de grabación y su casa, cobran entrada y los domingos está cerrado.

 

El trafico como ya os he dicho es de locos conducen a mucha velocidad tanto por dentro de las poblaciones, como por las carreteras y creo que el código de circulación ni se lo han mirado, nadie respeta las líneas continuas, los ceda el paso ni otras obligaciones básicas que tiene un conductor, pero la verdad es que no se ven accidentes, su forma de conducir es por la derecha como en Inglaterra o sea que al cruzar la calle no te puedes despistar de mirar a tu derecha antes de cruzar. La comida no es muy cara claro que viniendo de Martinica o Guadalupe todo te parece barato. Su moneda es el dólar jamaicano ($j) y  su equivalencia es de 1€ = 54 $j. En Port Antonio hay bancos para cambiar moneda, cajeros y un supermercado que encuentras casi de todo aunque poco variado y no está puesto para que te entre por los ojos es más como un almacén, pero bueno es lo que hay y por lo menos sales con comida.

 

No he visto ni una tienda náutica aunque me dijeron que había una, pero no la supe encontrar pues parece ser que esta apartada de la marina, o sea que el que venga por aquí que traiga de todo por si las moscas. La marina tiene surtidor aunque un poco apartado de sus instalaciones principales, cuando quieras repostar, tienes que comunicarlo a la oficina de capitanía  y ellos te mandan a una persona para suministrarte hay que ir un poco con cuidado una vez cargado el depósito y preguntar cuántos galones marca (un galón son 5L pero ellos el galón lo tienen en muchos sitios en 4,5L) y el importe en dólares americanos porque es fácil que veas la factura incrementada si no controlas eso. Esta marina te cobra el atraque por día a 40$ americanos más el  agua y la luz según consumo, pero también te cobran  la basura que puedas generar aparte aunque es un importe bajo y fijo por día, pero no os extrañe porque así es como aquí funcionan, al final ya no te sale el día tan barato, la suerte que tuve al llegar es que aún es temporada baja y pude atracar en puerto de lo contrario hay una buena zona de fondeo con boyas o al ancla.

 

En la marina hay una cafetería restaurante “Marybelles´s”  donde se come bien y a buen precio, lo gestiona Maribel y su marido una pareja cubana muy agradables y que me ayudaron mucho pues tuve un problema con la bomba de diésel del generador y se preocuparon de ponerme en contacto con un mecánico que me resolvió el problema, la verdad que les estoy agradecido.

 

Como he comentado tuve que ir al banco para cambiar euros por dólares jamaicanos ($j) y me sorprendió que las colas se hacen interminables, no entendía si eso era lo normal o es que había algún problema, me dijeron que era lo normal y lo más cotidiano del mundo, total 1h para conseguir llegar a la ventanilla y efectuar el cambio, el consuelo es que el aire acondicionado de la sucursal estaba fuerte y apetecía mas estar allí esperando, que salir de nuevo a la calle, lo que me quedo claro una vez más que aquí no te puedes desesperar pues el factor tiempo no tiene el mismo valor que en Europa.

 

En port San Antonio que es por donde me moví, por la noche hay casi más actividad que de día, las tiendas supermercado, venta ambulante tiene un frenesí espectacular parece que sean las 11 de la mañana, pero no son las 21h, creo que como hace tanto calor y humedad casi prefieren salir de casa más por la noche que durante el día aunque de día también haya mucho movimiento y lo que no te deja de sorprender también  por la tarde noche  es ver a la gente reunida y sentada frente a la puerta de sus casas, pues es la hora de más frescor y se reúnen para hacer vida social los vecinos y amigos.

Es una isla muy bonita como ya os he dicho anteriormente por la variedad de cosas a ver aunque quizás no tienen una importancia monumental pero es el día a día de esta gente, que aunque ellos crean que no tienen nada, solo por la belleza de su isla sus frutos que crecen en la selva libremente, lo tienen todo.

 

 

Twitter
Me gusta
Please reload

Singladura desde Rio Dulce (Guatemala) a Isla Providencia (Colombia)

May 2, 2019

Rio Dulce (Guatemala)

April 19, 2019

1/14
Please reload

Otras Publicaciones:

Si estás interesado en seguirnos, accede al Blog y tendrás el derecho de recibir la información via e-mail de primera mano a la vez que podrás darnos tus opiniones.

 

© 2025 by Fernando Guarch  

Todos los Derechos Reservados.  (All rights reserved).

Contact: info@avelaporelazul.com