GUADALUPE 2ª Parte

23 Sep 2018

ALGO MAS DE GUADALUPE

 

Fotografía de Portada: TRAYECTORIA INICIAL DEL ISAAC.

 

 

Después de visitar la isla como ya os comente en mi anterior escrito del mes de Julio, he estado estudiando mis posibilidades, quedarme aquí  o seguir el viaje, pero he decidido no arriesgar y he optado por quedarme en la marina de Guadalupe hasta Octubre o principios de Noviembre por lo menos, y si el tiempo me lo permite quiero hacer pequeñas escapadas por alguna isla cercana, la verdad es que me ha pillado de lleno la insegura y arriesgada temporada de ciclones tropicales que va desde Julio a Octubre, por lo que aquí ahora es temporada baja, hay poco turismo y el que hay es muy local, llueve constantemente y la humedad se junta con el calor y solo puedo decir que a veces se hace insoportable.

 

Muchos barcos en Junio se fueron desde “La Marin” (Martinica), hacia “Las Granadinas” por ser unas islas bastante más seguras, pues allí no acostumbran a tener amenaza de huracanes, aunque no hay nada imposible.  A mí no me seducía  la idea de bajar tanto para luego tener que volver a subir y a no ser por riesgo de un  huracán de fuerza 2 en adelante que entonces hay que escapar de la zona amenazada  como sea y hacia donde sea, decidí quedarme  aquí, podríamos llamarla : “zona intermedia”. Sabemos que la previsión meteorológica de una tormenta tropical o de un ciclón que en el Atlántico y en el Pacifico oriental se les llama huracanes,  se puede conocer con cinco días  de antelación  antes de que llegue a una zona determinada  con una fiabilidad casi absoluta de su rumbo e intensidad, por lo que en caso de que viniese algo importante  aquí en Guadalupe siempre podría irme hacia Las Granadinas con la suficiente antelación ya que solo tengo tres días de navegación para llegar allí, en cambio si estuviese en República Dominicana  por ejemplo, necesitaría entre cinco y seis días mínimo de navegación a mar abierto para  salir de la zona de riesgo y llegar a Las Granadinas,  lo cual me pillaría de lleno el huracán y aunque fuese solo el vértice de su disco no es precisamente lo que más me gustaría encontrarme  en medio del mar Caribe, los más benévolos acostumbran  a llevar lluvia torrencial,  mucho oleaje y a veces siendo suave hasta vientos entre 40 y 60 nudos, vamos la alegría de la huerta!!!.Por lo que todo eso que os acabo de contar fue determinante para quedarme aquí hasta que pase el peligro anual por la estación de los huracanes.

 

Quiero informaros  un poco de la marina  Bas du Fort por si algún navegante que no conozca esta marina decide acercarse por aquí y no me voy a referir a su ubicación que aunque su entrada es algo complicada por los bancos de arena como ya os conté,  es una marina muy segura para protegerse de los temporales, a lo que me quiero referir es a los servicios y sobre todo al personal  de la marina y de su capitanía. Por lo general hablo de las cosas como suceden, como las encuentro o como las veo, para que otros las puedan juzgar y para que los que no conozcan esto y vengan por primera vez aquí sepan lo que se pueden encontrar.  Esta marina a pesar de ser muy bonita, sus servicios dejan mucho que desear y hay que contarlo mal me pese. Los únicos baños y duchas que hay para toda la marina  están en un edificio al lado del de  la capitanía y aunque son grandes están bastante sucios, los limpian a primera hora y se acabó por lo que a media mañana dan asco, las duchas son incomodas sin prácticamente ventilación por lo que no es difícil encontrarse en su interior con mucha condensación y humedad, el agua caliente creo que solo hay, la que en las tuberías  se calienta por el sol o de lo contrario el termo debe ser muy pequeño aunque también es posible que  no lo tengan conectado. La lavandería que está en un cuartucho dentro del mismo edificio de los baños, es insuficiente con solo tres máquinas de lavado y dos de secado por lo que es fácil encontrar cola y no podemos olvidarnos  de la escasa amabilidad del personal de marinería, ni de su poco interés por atender  a los clientes aunque sea para amarrar o desamarrar el barco que es su obligación o ayudar si surge algún problema por pequeño que este sea, tampoco disponen de  vigilancia nocturna ni diurna por lo que se recomienda cerrar bien los barcos principalmente al irte a la cama, si no quieres encontrarte a media noche a alguien en tu barco registrando tus cajones pues los robos e intentos de los mismos son muy frecuentes y la capitanía no quiere saber nada, si hay un problema al respecto te dicen que vayas a la policía, como si el tema no fuese con ellos sobre lo que podemos llamar sus instalaciones o los servicios de las mismas, las cámaras de seguridad,  las pocas que hay, no las conectan o simplemente no funcionan, en fin un auténtico desastre, os lo aseguro. He tenido la ocasión de conocer ya un par de casos en estos dos meses y por lo que he visto y oído no es agradable tratar con esta marina, los clientes francamente se sienten desatendidos y generalmente salen de las oficinas descontentos,  pero lo del cobro eso si lo llevan bien cada día uno si no pagas te dan el aviso, la llave de entrada a los pantalanes, duchas o lavandería  te la ofrecen cuando llegas con una fianza de 50 €, no la pierdas!!!!, pero como todo no puede ser malo en la vida el agua y la luz están incluidas en el precio mensual del amarre que en temporada baja es de 450 € al mes para un barco de 14 mts , por si esto os consuela.

También quiero hacer referencia sobre el sistema operativo de la capitanía y para ello os voy a poner un ejemplo real porque es algo que va a suceder este año según me han contado clientes franceses habituales. El próximo mes de Noviembre llegara a esta marina la regata  “La Ruta del Ron” que se celebra una vez cada cuatro años, sus participantes  saldrán de La Bretaña para cruzar el Atlántico llegando a Guadalupe  entre siete y diez días como mucho, son trimaranes muy rápidos y espectaculares, como es completamente lógico a medida de que van llegando los barcos, aquí es fiesta grande, como para cualquier evento internacional que se celebre por el mundo, por lo que la marina a partir del día uno de Noviembre de este año, no alquilara durante este mes, ningún amarre a los barcos que puedan llegar a no ser que sean de la competición, pero los barcos que están aquí amarrados tendrán que salir de la marina, por que capitanía quiere disponer del máximo de sitio para los de la regata, principalmente les interesan los amarres de los pantalanes más cercanos al edificio de la capitanía y al de las duchas, todo esto hasta podría ser lógico si ofreciesen a los clientes que están amarrados  desde hace meses en la marina una solución, por ejemplo recolocar los barcos a otra parte de la marina, o instalar pantalanes flotantes para la ocasión anexándolos a los que hay,  pero no, parece ser que no se sienten en la obligación de comunicar o advertir nada a sus clientes y lo que va a suceder es que el día uno de Noviembre, les dirán a los propietarios de los barcos que ellos consideren oportuno, que se marchen de la marina, vamos que parece ser que les van a poner literalmente de patitas en la calle, sin más preámbulos ni preaviso, no sé cómo lo harán ni que pasara con los barcos que ya tienen el amarre pagado por adelantado,  pues nadie me ha sabido dar razón de ello, solo sé que si pagas seis meses de golpe te hacen un pequeño descuento o sea que habrán clientes que en su día se acogiesen a estas condiciones y que se van a encontrar seguro con este problema, pero por suerte para mí, cuando lleguen estas fechas yo quiero salir de aquí para continuar mi viaje hacia Republica Dominicana, o sea que no me veré en la tesitura.  Con todo eso he querido  denunciar lo que aquí sucede y como actúa la capitanía de la marina Bas-du-Fort  con lo que se supone son o somos sus clientes, por lo que  el que venga aquí  con su barco  ha de saber que en ningún caso le comunicaran nada, ni tampoco le van a dar una explicación o ayudar  en caso de que se encuentre con algún problema, pero para contra restar un poco todo lo mencionado y sacarnos el mal sabor de boca que estas cosas dejan,  os diré que es muy agradable andar por las callejuelas de la marina entre sus tiendas  o sentándote  en una de sus terrazas o en sus bares y restaurantes como en  “LE PIRATE CARIBEÉN” un bar -restaurante  donde generalmente  se encuentra todo el mundo, los propietarios son muy amables así como todos los empleados  y la verdad es un sitio muy recomendable para pasar una buena velada , si os apetece comer o cenar langosta os diré que es una de las especialidades de la casa, y lo más importante los precios aunque caros como todo en esta isla, no son desorbitados como en otros locales.

 

Quiero hacer una pequeña comparativa entre esta isla y La Martinica, cosa casi inevitable cuando has pasado un poco de tiempo en ellas, quizás sea  porque  las dos son colonia francesa. Según mis observaciones os diré que en Guadalupe la gente lugareña es mucho más agradable, mas comunicativa con el turista y con menos interés por sacarte lo que puedan, también podríamos  añadir  que  en Guadalupe se come muchísimo mejor y más variado, a pesar que en los supermercados cualquier producto manipulado es carísimo, por lo general esta es una isla algo más barata que Martinica. Una cosa que me ha llamado mucho la atención es que hay muchos españoles trabajando, fisioterapeutas, dentistas, informáticos, etc., por lo que he tenido la oportunidad en este tiempo de espera de conocer gente interesante y reconozco que gracias a ellos ha sido más llevadera la espera.

 

Para los navegantes con problemas en el barco, os diré que hay varias tiendas náuticas por lo que no tiene que ser difícil encontrar todo tipo de productos o recambios y a pesar que dichas tiendas no son tan espectaculares ni hay tanto producto como en La Martinica, podréis encontrar casi cualquier cosa y si no por lo menos tendréis una alternativa , comprarlo en Martinica y que os lo lleven a Guadalupe os aseguro que no os pondrán ningún problema, os lo mandaran  por ferri a la marina, o sea que podréis resolver cualquier cosa de vuestro barco, tampoco debes olvidar que el varadero es uno de los más económicos de todo el Caribe, por lo que  si has de sacar tu barco del agua por algún motivo, este es tu sitio, pero no os olvides que hay lista de espera por lo que si tenéis un problema hay que pedirlo en carácter de urgencia a la “Marina Bas du Fort” y decirles que como mucho el barco estará fuera solo uno o dos días, decir eso, a veces funciona.

 

Agosto ha sido tranquilo a pesar que tuvimos una pequeña tormenta tropical que nos tuvo dos días con sus respectivas noches en danza, no fue nada importante, pero el mes de Septiembre como ya es más habitual en el Atlántico se forman muchas alteraciones, para los que no sabéis el motivo os diré  que a medida que el aire cálido sube  el aire circundante gira para ocupar su lugar, cuando el aire cálido y húmedo se eleva y se enfría el agua en el aire forma nubes, por lo que todo el sistema de nubes y aire gira y va creciendo, alimentado por el calor del Océano y el agua que se evapora de la superficie, y ese es el motivo porque constantemente en esta época del año se forman estos fenómenos, la semana pasada detecte, con la ayuda de mi amigo Jesús propietario del Sinead, que con sus programas de meteorología,  me confirma los pronósticos desde España y al que doy una vez más las gracias por su colaboración, vimos el principio de una formación frente a las costas de Senegal muy grande y la verdad no nos gustó su aspecto, o sea que por seguridad  fuimos  controlándola  durante toda la semana, queríamos  ver su evolución, el resultado es que a finales de semana la NOOA, le dio el carácter de huracán de fuerza 1 y le llamo “Isaac” . A partir de este momento centramos mucho más la atención en esta formación, al principio el lunes parecía que iba a ir directo hacia el sur de La Martinica, incluso parecía que podía bajar hacia las Granadinas, cosa inusual pero no imposible, por lo que yo estaba tranquilo. El miércoles empezó a subir de latitud apuntando hacia la Dominica, por lo que en este momento ya se dispararon todas las alarmas, empezó a funcionar el boca a boca por los bares de la marina y todo el mundo empezó a hablar de ello, incluso uno me pregunto si le aconsejaba irse a las Granadinas, le dije que no me parecía necesario ni de momento peligroso, mientras se mantuviese  como fuerza 1 pero que si él se sentía más seguro marchándose,  que lo hiciese, pues tiempo aun tenia. Vi que algunos propietarios  empezaron a preparar su barco colocando amarras más gruesas y más defensas, yo seguía estudiando su trayectoria, había tiempo y aún estaba lejos, aunque miraba constantemente  los programas de meteo que llevo instalados en mi ordenador y cotejaba a su vez la información con Jesús, iba controlando  su evolución cada tres horas exactas y me di cuenta que su intensidad aunque muy lentamente iba disminuyendo, no por ello si seguía así dejaba de ser peligroso, pero había la esperanza que de que pudiese  deshacerse  o incluso solo llegar aquí a nuestras costas  como una tormenta tropical, pero eso era solo una posibilidad y era aún remota, no debía bajar la guardia,  había que esperar, aún faltaba una semana para darnos alcance y podían suceder muchas cosas, pues en caso de mantenerse  así y de que no bajase su intensidad,  solo que  los vértices del disco de la formación nos alcanzase sería suficiente para tener mar de fondo, fuerte oleaje, lluvias intensas o torrenciales y vientos entre 40 y 50 nudos de fuerza, o sea destrozos garantizados, por lo que entre observación y observación fue transcurriendo la semana. El sábado, domingo y lunes fueron días esplendidos, nadie hubiese dicho lo que parecía que a tres días vista, estaba a punto de llegar, un huracán a nuestra posición.

El Martes por fin ya tenía clara la trayectoria que iba a tomar, solo me faltaba confirmar  la intensidad, por lo que me puse como todo el mundo a preparar bien el barco a separarlo en lo posible del pantalán para evitar posibles golpes, reforcé las amarras y puse las defensas en función a los barcos que tenía en mi babor y estribor, de forma que entre sus defensas y las mías se doblasen la seguridad de los cascos, incluso uno de mis vecinos unió con un cabo las defensas de proa a popa de ambos lados y luego paso un cabo por proa y otro por popa de babor a estribor uniendo las defensas por debajo del barco, para que el viento no las pudiese levantar hacia arriba, (esa precaución no se acostumbra a tomar con fuerza 1, pero cada uno es libre de asegurar su barco como crea que es más efectivo). La verdad es que todos ya teníamos claro que el jueves el “Isaac” nos visitaba, pero seguíamos aun sin poder confirmar al cien por cien  la intensidad, aunque  los partes que iba obteniendo eran muy favorables porque parecía que por lo menos no aumentaba su fuerza.

Miércoles por la tarde empezó a cubrirse el cielo y la brisa se convirtió en ventolina, ( la velocidad del agua dentro del puerto iba de 1 a 3 nudos, por lo que los barcos se movían mucho ), no tardó en aparecer la lluvia y al rato lluvia torrencial que duro como una hora, luego se paró en seco y no había viento, de nuevo empezó a llover y con más fuerza si eso era posible, era como un constante ir y venir de lluvia y viento, estaba avisando que nos daba alcance, pero lo mejor de todo era que el viento aún seguía siendo flojo, entre 15 y 17 nudos y así se mantuvo toda la noche.

Jueves por la mañana seguía lloviendo casi sin tregua y a ratos era como un diluvio con fuertes rachas de viento de 20 a  27 nudos, no eran excesivamente peligrosas aunque si eran considerables, los comercios y bares de la marina prácticamente estaban todos cerrados, luego sobre el medio día me entere que toda la isla estaba en alerta roja, o sea todo cerrado y la gente en sus casas, yo como todo el mundo que tiene el barco aquí, estaba en el TUNO observando en vivo y en directo la evolución del día.

La madrugada del Viernes a las cinco un vértice del disco del “ISAAC” estaba sobre nosotros pero para nuestra satisfacción en las últimas horas ya había bajado mucho su intensidad, por lo que los vientos aunque silbaban muy fuertes, solo tenían una fuerza de 27 a 31 nudos e iban acompañados de mucha lluvia, por fin a las siete se fue calmando y a partir de este momento me di cuenta que para nosotros había pasado el peligro.

Los huracanes de fuerza 1 no son precisamente agradables, como cualquier cosa que  pueda poner en peligro tu seguridad o la de tu barco, pero no son motivo suficiente para salir corriendo, por eso me quede en Guadalupe, bastante tranquilo y absolutamente convencido de mi decisión.

 

 

 

 

 

Twitter
Me gusta
Please reload

Singladura desde Rio Dulce (Guatemala) a Isla Providencia (Colombia)

May 2, 2019

Rio Dulce (Guatemala)

April 19, 2019

1/14
Please reload

Otras Publicaciones:

Si estás interesado en seguirnos, accede al Blog y tendrás el derecho de recibir la información via e-mail de primera mano a la vez que podrás darnos tus opiniones.

 

© 2025 by Fernando Guarch  

Todos los Derechos Reservados.  (All rights reserved).

Contact: info@avelaporelazul.com