La Martinica 2ª Parte

21 May 2018

MARTINICA. 2ª PARTE

 

EUROPA EN EL CARIBE.

 

Fotografía de Portada: YOLA.

 

Quedaban cosas por hacer...

 

Habíamos visitado toda la costa oeste ( W ) de la isla, pero aun no nos habíamos acercado por la costa este ( E ) y a pesar de que nadie nos había hablado de ella, se nos ocurrió ir a ver que había por allí, quizás esta parte de la isla recibe un turismo más de senderismo que náutico o de otro tipo, pero acertamos, es una zona que no se puede dejar de visitar porque es quizás la parte más agrícola  donde ves  muchos campos de caña de azúcar que como es obvio la utilizan para la producción del ron y también en esta parte de la isla es donde se encuentran los pueblos de pescadores  más auténticos como la Tartane, es un municipio que pertenece a la Trinidad, y de los pocos sitios que puedes ver la venta de pescado en las paradas o en el mercado que está pegado a la playa, o sea que a eso se le llama directo de la barca a la cesta, pero debéis saber que aquí un kilo de sierra que es un pescado de la familia del atún ( Es muy parecido pero no es lo mismo) vale 11€, de barato no tiene nada. Tartane es un pueblecito tranquilo y pequeño, la gente en su mayoría son pescadores, tiene un pantalán al lado izquierdo de su bahía, pero  no lo utilizan,  lo tienen por si les llega algún barco de turistas por la zona, ellos amarran sus barcazas de madera con cuerdas directamente en los arbustos de la playa, por lo que se crea un ambiente muy pintoresco y digno de ser mencionado, sus playas de arena fina y  blanca están casi desiertas por lo que tomar un baño en estas aguas es un placer por lo limpias que están. Ahora para sentirnos satisfechos  del todo ya solo nos quedaba intentar encontrar algún punto de interés y poder bucear, la verdad es que nos costó  un poco conseguir la información necesaria para hacerlo pero cuando la conseguimos  decidimos ir por nuestra cuenta  intentando quedarnos donde nos parecía más bonito y a la vez más seguro para el barco y no fue fácil , los centros de buceo tienen los puntos de inmersión muy celosos y por lo tanto con mucha pretensión de exclusividad, nos pidieron en dos ocasiones muy amablemente que saliésemos de la zona porque con ancla no se podía fondear y a sus boyas no nos autorizaban cogernos, pero a pesar de las dificultades con las que nos encontramos, por fin  algo pudimos filmar.

No hemos querido dejarnos atrás la oportunidad de hablaros de LAS YOLAS son unas barcazas de madera con una vela rectangular y sin quilla por lo que es difícil manejarlas, van quince tripulantes y parece ser que las utilizaban antiguamente los pescadores, ahora se han convertido en el deporte acuático preferido de La Martinica, tanto es así que incluso  se celebra una regata cada  mes de junio con dichas embarcaciones con la idea de captar más seguidores.

 

Hemos ido subiendo desde La Marín, hacia Fort de France con el TUNO, donde hemos fondeado pegados al fuerte y por lo tanto al centro de la ciudad, la verdad es que no es un sitio muy tranquilo para los barcos, los pequeños ferris que dan servicio entre diferentes puntos de la isla, pasan constantemente a toda velocidad por lo que bailas todo el día, desde las 7 de la mañana a las 22h de la noche la verdad es algo incómodo si te quedas en el barco mucho tiempo, sobre todo a la hora de comer o cenar. Unas millas más hacia el norte hemos podido encontrar un punto bueno de inmersión tiene mucho vegetación, corales y aunque pequeños algunos peces de colores, pero lo mejor de todo, es que por aquí también hay alguna tortuga.

 

Estamos observando el tiempo porque desde hace unos días, vemos que se va complicando por momentos  y como eso no cambie poco más vamos a poder seguir haciendo, parece ser que este año, se está adelantando un poco la temporada de lluvias y el mar cada día que pasa esta menos seguro,  está empezando a llover con mucha fuerza y cada vez con más frecuencia, también las corrientes son cada vez más fuertes al igual que los vientos que es lo único que se agradece porque minimiza el calor  pegajoso y sofocante.

En estos momentos tenemos encima una depresión que nos obliga a estar controlando constantemente la meteo y el ancla del barco pues aunque el fondeo donde nos encontramos es bueno, aquí nunca es suficiente cuando empieza el mal tiempo.

Si mejora, nos estamos planteando ir unos días  a Dominica y a Guadalupe pero para ello el canal de la Dominica tendría que aflojar un poco los intensos vientos y el oleaje con el que nos obsequia en estos momentos, por lo que vamos a seguir esperando y  estudiando nuestras posibilidades, el tema es que si podemos llegar a Guadalupe, Jaume quiere pasarse a otro barco, el de unos amigos franceses que están más cerca de su proyecto que yo en estos momentos, a él le gustaría  conocer todas y cada una de las islas del caribe y en cambio yo prefiero ir desde aquí directo hacia Republica Dominicana y saltarme las islas pequeñas que quedan más hacia el norte, ya os hable de lo estropeadas que quedaron por el ultimo huracán que hace un año las azoto, dejándolas a algunas de ellas en un estado lamentable y prácticamente inoperantes y a no ser que el mal tiempo me obligue y tenga que ir costeando por sotavento de alguna de estas islas como por ejemplo Antigua Barbuda o Sant Martin, para luego coger rumbo hacia Republica Dominicana preferiría ir directo desde la Martinica, porque si tengo que tomar este rumbo luego tendré que desviarme doscientas millas de las costas de Puerto Rico quedándome otra vez a mar abierto,  pues para los barcos es muy complicado obtener la visa y no es fácil entrar en este país, o sea que poco voy a ganar si me veo en la necesidad de hacerlo así, prefiero la alternativa de ir directo pues he visto en las cartas náuticas que solo hay cinco días de navegación  y creo que una vez allí el barco puede estar más protegido que por aquí cuando empiecen las lluvias y las fuertes tormentas de viento, pero aun no tengo nada decidido, me refiero a cómo hacer esta singladura, por lo que seguiré dándole alguna vuelta más, pues aún falta tiempo y creo que  tendré que esperar un poquito  para que se despejen mis incógnitas y pueda tomar la decisión más acertada, en todos los casos si ahora se cumplen las expectativas y llegamos hasta Guadalupe tengo que tener presente que luego  tendré que volver a la Marín solo, porque estoy esperando unos repuestos muy importantes que me mandan de Canarias para el barco y  un generador de diesel, esto es lo que me tiene retenido en Martinica pero como no van a llegar antes de tres o cuatro semanas la idea es aprovechar para ir haciendo excursiones como la de Dominica o Guadalupe o las que el tiempo me permita, mientras me llega el pedido.

 

Al final después de haber reflexionado y dado setecientas mil vueltas sobre todo lo que os he contado de la singladura a República Dominicana, después de dos días, hemos decidido seguir  costeando más hacia el  norte de la isla y tantear el canal,  parece ser que por fin el tiempo ha querido ser benevolente con nosotros y ni lo he dudado, he decidido pasar a la Dominica, una vez allí  descansaremos en Portsmouth al norte de dicha isla, pues sabemos que su fondeo es más cómodo y seguro, así luego podremos seguir camino hacia Guadalupe una vez recuperados.

 

Durante la travesía hacia la Dominica aparte de volver a machacarme con las  posibles alternativas que tengo para llegar a República Dominicana, también he terminado de tomar otra decisión, una vez lleguemos a  Guadalupe aprovechare para sacar el barco del agua en el varadero, pues me  entere en la Marin por unos españoles que fueron allí para sacar su barco porque es el más barato de todo el caribe y aprovechare para poner un grifo de fondo que voy a precisar para la instalación  del nuevo generador, cuando esta instalación esté terminada, si el tiempo sigue aguantando  hare alguna excursión, si no regresare a la Marín antes de que vuelva a empeorar, ya veremos, porque  la verdad es que me gustaría encontrarme con una relativa tranquilidad al pasar de nuevo  por el canal. Llegamos el viernes al varadero y llevamos ya tres días en él,  voy observando cada mañana y cada noche los partes de la mete  y parece ser que el mal tiempo va a volver en breve y como voy a hacer el viaje de regreso a Martinica solo  pues Jaume se queda definitivamente en el barco de los franceses como ya habíamos hablado, procurare el lunes meter de nuevo el barco en el agua y regresar  a la Martinica.

Solo quiero haceros un apunte sobre la vuelta a La Martinica desde Guadalupe, eran 25h de navegación y me las pase sin poder dormir a consecuencia de la fuerte lluvia que me acompaño tres cuartas partes del viaje, con algunas ráfagas de viento de hasta 27 nudos aunque por lo general se mantuvo constante entre los 13 y los 15 nudos y el mar con marejadilla por lo que dentro de lo que podía haber sido , os aseguro que no me quejo,  de no ser por la molesta lluvia que me tuvo empapado todo el viaje y las ráfagas de viento, el resto todo bien, lo mejor de todo que  el canal de Dominica estuvo bastante calmado y no me creo ningún problema cosa que no pudieron decir lo mismo los que lo cruzaron 24 horas después.

 

Ya os comente en el escrito de la primera parte como está el tema de la gastronomía en La Martinica pero estos días de espera he aprovechado para  ir a dos restaurantes en uno tenían pescado fresco y no he querido dejar pasar la oportunidad de probarlo aunque la receta de criolla no tenía nada, era un pescado hecho con una receta francesa y no de las mejores, luego me dijeron que lo servían así  porque la receta criolla solo es a la plancha acompañado con arroz, en fin  a pesar de que estaba bañado en un exceso de salsa, se dejó comer y en el otro restaurante otro dia que pase por casualidad por delante en un pueblecito muy turístico al sur de la isla, llamado Sta Anne, anunciaban en la acera con una pizarra grande y con  letras enormes cocina criolla, no quería dejarme pasar esta oportunidad y me pudo la curiosidad,  su especialidad pollo a la colombo, es una receta muy simple pollo troceado y deshuesado hecho con verduras cortadas muy pequeñas y una salsa picante que recuerda bastante al curry , va acompañado de arroz y batata, es un plato correcto pero una vez lo has probado te das cuenta que no aporta nada, la verdad en Cabo Verde ya tome algo parecido.

Los días se hacen un poco pesados pues las lluvias son más seguidas y duran más tiempo, el viento a ratos es muy fuerte aunque el termómetro no baja de los 30º, en todos los casos espero que esta depresión pase pronto y hasta junio vuelva un tiempo algo más estable para poderme ir a República Dominicana sin problemas como ya os he contado y quedarme allí el tiempo que sea preciso hasta que se termine la temporada de huracanes, también quiero ver si encuentro algún tripulante que le interese venir conmigo hasta allí, así se hará menos pesado el viaje, más que nada por las guardias nocturnas, digo eso porque la gente desde aquí  prefiere irse a Colombia o Costa Rica, pero como tengo tiempo supongo que alguien encontrare.

 

Los últimos amigos que estaban aquí en La Marín : Carmen, Agustín, Elena y Alberto, la tripulación del Kairos que les conocí en Mándelo (Cabo Verde) y nos encontramos de nuevo aquí en la Martinica, ya se han marchado hacia España junto a Leo otro amigo suyo asturiano armador del Atlantide y ahora amigo en común que va en su  flamante catamarán , harán parada en Guadalupe y posiblemente en Sant Martin, parece ser por las ultimas noticias que tengo que quieren ir subiendo protegiéndose un poco del mal tiempo en el sotavento de estas islas a la vez que aprovecharan para irlas visitando, luego cogerán rumbo a Las Azores, les deseo una buena travesía y una mejor buena proa, espero verles pronto, me han prometido ir a verme allí donde me encuentre, seguro que como yo, ellos también encontraran a faltar las cenas que hacíamos en los barcos y las largas charlas.

Los días de espera, para pasar el tiempo los estoy dedicando a pequeñas reparaciones en el barco, pues siempre hay  pequeñas cosas para cambiar o restaurar, es un no acabar, pero sarna con gusto no pica, al menos eso dicen y hay que tener tiempo muerto para poderse dedicar a ellas, o sea que es  el momento ideal para estos menesteres entretanto sigo esperando el generador y las piezas de recambio, que por cierto me han confirmado que esta semana ya lo han recogido todo o sea que posiblemente ya estén viajando hacia aquí..

 

Otra de las cosas que hago  para matar el tiempo de espera es intentar documentarme de cosas que en su momento me han llamado la atención y una de ellas era averiguar el nombre que los indios de aquí le daban al  famoso árbol de la muerte “El Manzanillo” pues se llama Chikungunya y me he enterado por casualidad porque no lo encontraba escrito en ninguna parte y si preguntaba nadie me daba razón sobre el, solo me queda decir,  que si el árbol y su fruto son maquiavélicamente complicados su nombre original no lo es menos.

 

 

Twitter
Me gusta
Please reload

Singladura desde Rio Dulce (Guatemala) a Isla Providencia (Colombia)

May 2, 2019

Rio Dulce (Guatemala)

April 19, 2019

1/14
Please reload

Otras Publicaciones:

Si estás interesado en seguirnos, accede al Blog y tendrás el derecho de recibir la información via e-mail de primera mano a la vez que podrás darnos tus opiniones.

 

© 2025 by Fernando Guarch  

Todos los Derechos Reservados.  (All rights reserved).

Contact: info@avelaporelazul.com