BARBADOS

21 Feb 2018

BARBADOS

 

NUESTRA PRIMERA PARADA UN PARAÍSO.

 

Fotografía de Portada: Primeras vistas de un paraíso

 

 

Como os comente en cruzando el  Atlántico, divisamos tierra el 18 de Febrero del 2018 a las 15h, Barbados es una isla de unos 40 km de larga por 25 km aproximadamente en su parte más ancha y es bastante plana con tan solo una montaña pero no destaca por ser significativa su altura sino porque es la única que hay.

Como lo habíamos previsto en Cabo Verde, en 18 días llegamos al fondeo que está muy próximo a la capital Brindgetown en una hermosa bahía a resguardo de vientos con playas de arenas blancas y una temperatura diurna por encima de los 30º aunque es Febrero y de 24º por la noche pero con una humedad relativa del 60 al 80% que si no fuese por los pequeños pero intensos chubascos y el viento sería imposible soportar el calor.

Lo primero que hemos hecho al despertar después de una  descansada y deseada noche sin guardias ha sido tomar un baño  pues la temperatura del agua es muy cálida e invita a ello y aprovechando la ocasión hemos verificado el ancla pues aquí a pocos metros de costa el mar coge rápidamente profundidad y hay que tirar mucha cadena y asegurar bien el ancla para no garrear, luego  hemos desayunado y  hemos preparado la documentación del barco con los pasaportes, la auxiliar y su motor y por fin hemos bajado a tierra, lo primero ha sido buscar un banco para saber que moneda se utiliza por aquí y es el Barbados Dólar (BD$) también nos hemos interesado por conocer  la hora exacta pues aunque durante el viaje fuimos retrasando el reloj según amanecía aun estábamos a una hora de diferencia de la realidad, para vuestra información os diré que con España hay un total de 4h de diferencia con estas latitudes, o sea si aquí son las 9h en España son las 13h,  luego  hemos ido a comprar una tarjeta para los móviles y así poder comunicarnos con nuestras familias y por ultimo a las oficinas de inmigración para  pequeños barcos que está en el puerto grande donde atracan los cruceros y los  mercantes, se nos ha ocurrido ir andando y la verdad que hay un rato pero es un paseo que está muy ajardinado y de vez en cuando han colocado bancos debajo de los pequeños arbustos que te permiten ir descansando de la calor, podríamos decir que es el  paseo marítimo pues está pegado al mar y todo el pasaje de los cruceros  lo utiliza para llegar a la capital andando y la verdad es que aunque hay una distancia considerable, se termina haciendo agradable y como hay que hacer la entrada del barco y la nuestra al país,  en taxi o a pie pero hay que hacerlo. La sorpresa ha sido que no se nos han quedado con la documentación del barco como sucede en la mayoría de sitios para que luego la recuperes el día que te vayas, aunque el día que decidamos marcharnos igual que en todas partes  tendremos que volver a ir a hacer todo el papeleo como en la entrada, pero no nos sellaran los pasaportes  para la salida solo nos darán un documento para entregar a la policía del próximo puerto que paremos y tendremos que pagar 100 (BD$) la verdad es caro.

Los vientos aquí son constantes, incluso a veces demasiado fuertes y los pequeños chubascos son intensos  y muy frecuentes como ya he dicho anteriormente, a veces crees que han abierto el aspersor del jardín, sigue haciendo sol y tu mojándote pero el calor, ni así cede, por lo que lo de remojarse es muy normal e incluso terminas por sentir que es apetecible en algunos momentos.

La gente  es mayormente de color y son descendientes de los esclavos africanos creo por su color de piel y costumbres eran de Senegal,  se los trajeron los colonos cuando la isla empezó a prosperar con la caña de azúcar, que por cierto te  la  encuentras sembrada por toda la isla, el resultado es  su excelente ron que  lo puedes adquirir en muchos sitios desde un supermercado a una tienda de recuerdos.

Como fue una ex colonia inglesa se conduce como en Inglaterra y tienen la idea de que si eres blanco eres inglés y si eres ingles tienes dinero por lo que hay que ir con mucho cuidado cuando negocias un precio sobre todo con los taxistas pues como ya he dicho anteriormente la moneda de aquí es el barbados dólar (BD$) y a veces al darte un precio te dicen dólar pero luego dicen que te habían dicho americano y como no llevan taxímetro ya está formado el lio si se puede mejor evitar este tipo de confusiones y prestar mucha atención pero si a pesar de ello  no les entendéis hacéroslo escribir para que no hayan dudas, en general la gente es agradable y muy tranquila y tampoco van con picaresca y como son caribeños  no tienen prisa ni corren por nada, son conscientes  que su isla es cara de un nivel adquisitivo turístico alto y como  viven de este  turismo, todos se esmeran para que te sientas cómodo en su país y la verdad es que lo consiguen.

El cambio del BD$ (Barbados Dólar) es relativamente fácil pues 1 euro equivale a 2,40 dólares de barbados, nosotros para tener agilidad con su moneda, hemos decidido pensar que son 2,50 dólares o sea que si una cosa vales 10 Euros  o ( 10 dólares americanos USA $ ) su equivalencia seria 24,93 BD$ o sea 25 BD$.

La gastronomía es prácticamente inglesa, al igual que sus costumbres y además ellos se sienten orgullosos de la cultura que los ingleses les dejaron, el the, el criquet o las carreras de caballos son sus aficiones y deportes preferidos. Hay comercios de todo tipo y se encuentra prácticamente de todo, aunque la mayoría de los productos importados en la isla son  americanos, quizás por la proximidad?. La cerveza de este país por excelencia es la “Banks” pero es floja y mala aunque en los supermercados y bares encuentras otras marcas al mismo precio, o no  mucho más caras, los bares no practican los horarios de cierre como en Inglaterra, están abiertos desde por la mañana hasta por la noche incluso hasta muy tarde cualquier día de la semana.

Los restaurantes y discotecas están por todas partes pero hay una zona especializada en el sur de la isla que es prácticamente donde se concentra todo el  movimiento, a pesar que el fondeadero que nosotros estamos está en el oeste, los fines de semana desde los barcos se oyen las diferentes discotecas de la zona que están pegadas a la playa, por lo que dormir, lo que se llama dormir, pues va a ser que no se duerme al menos  hasta las 4h de la madrugada,  pero el resto de semana es relajado y tranquilo y se descansa bien, vamos que se recupera la calidad de paraíso.

Después de dos días visitando supermercados y mercados de verduras y frutas  por la capital Brigdtown, hemos decidió entrar el barco en el puerto para recargar las baterías, el puerto está en la desembocadura del rio, muy cerca del puerto grande me refiero al de los barcos de gran eslora, y  los amarres están en medio de la ciudad, es como si aparcases el coche pero en el agua, lo único que es un poco complicado acceder a la contratación de un amarre pues la oficina del puerto que esta antes del puente elevadizo en un local a la derecha del rio frente al parlamento, prácticamente no está abierta hasta las 13h de lunes a viernes excepto los sábados y domingos que está cerrada porque se lo toman como festivos, por lo que con la auxiliar desde el fondeo debes ir probando a partir de las 12h hasta que encuentras sus puertas abiertas,  además para acceder a los amarres han de subirte el  puente elevadizo pues es una zona peatonal y hay que tener la hora acordada previamente tanto para entrar como para salir, no tienen duchas ni gasolinera para este servicio hay que ir con garrafas y un taxi a una gasolinera, la verdad es un atraso para una isla que recibe tanto turismo de barcos, por lo que esta marina es una marina cara, te cobran 50 dólares americanos noche, incluida electricidad y agua,  de no ser porque me interesaba cargar las baterías no hubiese entrado, pero todo no puede ser perfecto. Una vez consigues tenerlo todo organizado tengo que reconocer que es bonito y diferente entrar en este pequeña marina pues como ya he dicho está en medio de la ciudad al lado del parlamento y eso la hace atractiva,  al lado de la oficina del puerto hay un bar restaurante llamado waterfront que es muy recomendable y si tienes que esperar a que abran la oficina es muy reconfortante estar ahí sentado tomando algo, se te  hará menos larga la espera, esta marina hay que tener en cuenta que no está cerrada al público y que la gente pasea pegada a los barcos, como si fuese una calle más, incluso tiene bancos donde por la noche hemos visto algún que otro indigente durmiendo, pero en ningún momento tienes la sensación de que te pretendan o quieran robar o que corres peligro aunque no por eso debes dejar de preocuparte de cerrarlo todo bien antes de irte a dar una vuelta, por corta que esta sea.

Los negocios de buceo o las excursiones en barco tanto diurnas como nocturnas o de pesca también crecen aquí como setas pues hay mucha oferta para elegir, incluso alguno de ellos los fines de semana también son discoteca, o sea que los más marchosos lo tenéis fácil.

En el norte debajo de unos pequeños acantilados se encuentra una gruta donde la gente va a hacer snorkel si el mar esta calmado porque las rompientes del Atlántico según qué días en esta parte de la isla son  muy agresivos y es todo un  espectáculo verlo desde el mirador, la verdad es una visita muy aconsejable la puedes hacer en taxi o hay empresas de excursiones organizadas que te llevan por un precio medio.

En cualquier parte puedes encontrar pequeños tenderetes con recuerdos de todo tipo, no tengáis prisa por comprar vuestros recuerdos ya que hay mucha oferta, siempre hay que negociar aunque a veces no lo consigues.

La vegetación es magnífica y muy abundante es como estar pegado a la selva, por lo que la tienen que tener controlada, constantemente han de ir cortándola,  y como no,  al igual que en cualquier selva hay monos que están a pie de carretera para que la gente les de comida. Los arbustos son enormes como podréis apreciar en las fotografías y el nombre de barbados viene de los portugueses que fueron los primeros en llegar y al ver las raíces de los ficus que formaban por el suelo una especie de barbas, llamaron a la isla barbudos y se quedó en Barbados, cuando los ingleses llegaron a la isla mantuvieron el nombre.

Las mansiones de los terratenientes herederos de los primeros colonos  que llegaron aquí son espectaculares aunque la mayoría están absorbidas por cadenas de hoteles pues su mantenimiento actualmente sería insostenible. Las casitas de los lugareños son sencillas y pequeñas de una sola planta y de madera, sus techos son metálicos pero las tienen pintadas con colores muy vivos y llamativos.

Los cementerios e iglesias son como en los pequeños pueblos de Inglaterra están a primera vista de todos con paredes bajas para que los transeúntes vean sus tumbas que se encuentran entre el césped  debajo de grandes árboles que les proporcionan sombra, con enormes raíces que sobresalen del suelo, se respira paz y tranquilidad por todas partes de la isla y  tienes constantemente una sensación de calma que casi paraliza los relojes.

Las palmeras de coco de agua, son otro atractivo de este paraíso, mirando al horizonte siempre encuentras alguna, los pájaros y gaviotas,  también están por todas partes, y hemos observado que junto a las casas generalmente hay  plataneras plantadas y es porque muchos las siembran ahí por ser un producto básico de su alimentación.

Muy  a pesar nuestro ha llegado el momento de las despedidas pues Jaume y yo mañana seguimos camino hacia Sta. Lucia y Claudio se queda aquí con Guby a ver si las cosas les van mejor por aquí, al menos los dos han venido con esta idea la de buscar trabajo y empezar de nuevo en esta parte de mundo.

Twitter
Me gusta
Please reload

Singladura desde Rio Dulce (Guatemala) a Isla Providencia (Colombia)

May 2, 2019

Rio Dulce (Guatemala)

April 19, 2019

1/14
Please reload

Otras Publicaciones:

Si estás interesado en seguirnos, accede al Blog y tendrás el derecho de recibir la información via e-mail de primera mano a la vez que podrás darnos tus opiniones.

 

© 2025 by Fernando Guarch  

Todos los Derechos Reservados.  (All rights reserved).

Contact: info@avelaporelazul.com